Seguidores

jueves, 10 de febrero de 2011

Hoooooooooola :) Bueno supongo que no había dedicado una entrada a mis bloggers porque sinceramente no esperaba tener ninguno ni mucho menos que les gustara lo que escribiera, pero hoy me siento inspirada (si puede que me sienta inspirada pero eso no significa ni mucho menos que tenga inspiración) Como algunos de vosotros podréis observar cometo bastantes faltas de ortografía jajaja, sinceramente no me importa, porque creo que lo mas importante cuando uno escribe es lo que expresa y si de verdad se valora la gente no creo que se fije en eso. La verdad no tengo muy claro porque he abierto este blog, pero seguramente es porque quiero expresarme delante de gente que no conozco para que sepan lo que pienso y las cosas que me gustan. Ahora viene la parte en que tengo que seguir escribiendo, pero básicamente no tengo ni puta idea de que escribir, seguramente la gente espera que explique mis gustos, lo que siento, los viajes que he echo, mi vida sentimental o si vivo en una bonita ciudad, sinceramente soy tan vaga que no tengo ganas de escribir todos mis gustos, porque la verdad son demasiados y algunos completamente absurdos, en mi vida no he echo muchos viajes aunque la verdad me gustaría, mi vida sentimental pues bueno la verdad no la se ni yo misma, y bueno me gustaría decir que vivo en Nueva York pero de momento me tendré que conformar con Barcelona. Y por el momento eso es todo. Gracias a todos los que me seguís. Y bueno no espero que os leáis esto pero supongo que estaba en mi obligación de escribirlo. Saluuuuuuuuuuuuuuuudos :) 

jueves, 3 de febrero de 2011

Yo no creo en amores imposibles, yo creo en amores improbables.


Aitor: La real academia define la palabra imposible... como algo que no tiene facultad ni medios... para llegar a ser... o suceder. Y define improbable como algo inverosimil... que no se funda en una razón prudente.
Rita: Puestos a escoger, a mí me gusta más la improbabilidad... que la imposibilidad... como a todo el mundo supongo.
Curtis: La improbabilidad duele menos... y deja un resquicio a la esperanza..., a la ética.
Aitor: Que David ganara a Goliat era improbable... pero sucedió.
Rita: Un afroamericano habitando la casa blanca era improbable... pero sucedió.
Curtis: Que los barón rojo volvieran a tocar juntos era improbable..., pero también sucedió.
Aitor: Nadal desbancando del número 1 a Federer.
Rita: Una periodista convertida en princesa.
Curtis: El 12-1 contra Malta.
Aitor: El amor..., las relaciones..., los sentimientos... no se fundan en una razón prudente. Por eso no me gusta hablar de amores imposibles... sino de amores improbables. Porque lo improbable es..., por definición..., probable. Lo que es casi seguro que no pase... es que puede pasar. Y mientras haya una posibilidad..., media posibilidad entre mil millones de que pase... vale la pena intentarlo.